El telar de cintura en la confección de bordados étnicos

El telar de cintura en la confección de bordados étnicos

En un pasado no demasiado reciente, el telar de cintura comenzó a utilizarse en toda Centroamérica para confeccionar toda clase de piezas y textiles. La principal ventaja es que Guatemala es una de las ciudades de mayor tradición, cuyos pueblos indígenas aún conservan esta técnica milenaria. Cada pieza confeccionada es única, pues la tejedora hará el diseño en función de su imaginación, de hecho, los bordados reflejan la posición social y el lugar de procedencia de la persona o personas que lo llevan a cabo que, en su mayoría, son mujeres.

Esta herramienta junto a los textiles que salían de ella constituyen una gran proeza por parte del ser humano. Muchas culturas mayas comenzaron a elaborar sus vestimentas de manera artesanal y el descubrimiento de las fibras y los telares fue algo fundamental que coincidió en la época en la que decidieron asentarse como pueblo, alejando el nomadismo de sus vidas.

¿Cómo funciona el telar de cintura?

En realidad, pese a que las piezas tejidas son de gran belleza y tienen mucho trabajo detrás, esta herramienta es muy sencilla. La estructura cuenta con dos barras sobre las que se fijan los extremos. Uno de ellos ha de sujetarse a un poste o columna, mientras que el otro va sujeto a la cintura de la tejedora que, en ocasiones, puede utilizar un cinturón de cuero para que esté bien sujeta y no se mueva. Está formada por varios palos horizontales enganchados a muchas fibras o hilos dispuestos en forma vertical.

Lo siguiente es ponerse manos a la obra entrelazando los dos grupos de hilos. Uno de ellos, la "urdimbre", deberá permanecer tensada, de manera que pueda insertarse en ella o entrelazar el segundo grupo de hebras denominado "trama". Esté método resulta complicado a primera vista y es necesario poseer una gran habilidad y años de experiencia para manejar a la perfección este tipo de instrumento.

Los huipiles: tradición y estilo

De los telares de cintura se sacan los huipiles, que son unas telas rectangulares que según salen del telar se emplean en la creación de las vestimentas típicas de las mujeres mayas. Dentro de los cortes existentes del huipil, existen multitud de opciones, desde los más cortos, justo por encima de la cintura, a los más largos que cubren toda la figura de la mujer.

Los huipiles más clásicos suelen ser anchos con escote ovalado, redondo, cuadrado o con una simple abertura para que la persona pueda pasar la cabeza cómodamente por ella. También los hay abiertos de ambos lados o con una bocamanga reducida. Cuando son muy largos funcionan como una prenda única, pero, de otro modo, suelen funcionar a modo de blusa y se combinan con faldas de mujer típicas de estas regiones indígenas.

Los huipiles de uso diario suelen llevar de una a dos piezas rectangulares, mientras que los de ceremonia precisan el uso de tres de estas piezas. De cualquier forma, las mujeres indígenas no siempre siguen a rajatabla estas reglas y pueden romperlas en el momento en el que lo consideren oportuno.

Las tejedoras dedican mucho tiempo a crear piezas de gran colorido y belleza, con toda clase de figuras geométricas, flores e incluso animales que son bordados con la mayor entrega y dedicación, bordados exquisitos que reflejan cuál es su posición social y su origen, algo que resulta de gran atractivo para los turistas.

En realidad, todo el mundo es capaz de admirar su gran manejo en el arte del telar y la belleza de sus obras, aunque resulta bastante complicado interpretarlas, pues cada uno de estos dibujos o figuras tiene un significado especial para la tejedora, es más, se puede saber de dónde es por las características de su huipil.

Se emplean textiles de primera calidad, como el algodón o la lana, aunque en ocasiones se incorporan otros materiales que servirán de adorno como hilo de artisela, seda e incluso plumas. Los huipiles que son más especiales suelen usarse en las bodas de las mujeres indígenas y esos mismos atuendos son guardados con gran cuidado para volver a ser utilizados el día de su muerte. Las mujeres que dentro del poblado tienen un rango más elevado también visten con prendas especiales, aunque son utilizadas en eventos de carácter ceremonial.

La artesanía guatemalteca permite utilizar estas piezas para crear toda clase de artículos textiles de gran interés. En nuestra sociedad, las artesanías mayas han adquirido un gran valor y estos textiles de calidad adoptan numerosas formas entre prendas y complementos de moda.

La tendencia del huipil reciclado que arrasa

El estilo boho chic sirve de inspiración a muchas mujeres que desean vestir cada día con comodidad sin renunciar al estilo. El huipil cuenta con todos los alicientes necesarios para adherirse a esta tendencia arrolladora: los materiales utilizados son naturales, los motivos étnicos son sumamente atractivos y en ellos abundan los tonos tierra, como el marrón, el beige, el verde oscuro, el naranja o el rojo terroso.

De esa manera, Bughambilia ha creído en la fuerza y vitalidad de estas piezas artesanales para idear looks muy auténticos. Los bolsos bandolera, por ejemplo, son increíblemente prácticos y puedes incorporarlos fácilmente a tu vida diaria con básicos como vaqueros con rotos y chaquetas de cuero. Los sombreros de lana son los complementos perfectos para completar con buen gusto tus estilismos de día. Llévalos con vestidos largos estampados y botines camperos y lucirás muy cool. En cuanto a las correas de cámara de fotos confeccionadas en telares artesanales, no hay nada mejor que tener la seguridad de sujetar de forma óptima tu equipo de fotografía con mucho estilo.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Product successfully added to the product comparison!